LO QUE USTED NECESITA SABER Y CÓMO HABLARLE A SUS HIJOS ACERCA DE VAPEAR

¿Qué es Vapear?

El vapear es el acto de inhalar y exhalar aerosol o vapor producido por un cigarrillo electrónico,  muchos adolescentes y jóvenes adultos usan el término “JUULING” en vez de vapeo o vapear.

¿Cómo Funciona el Vapeo?

Los cigarrillos electrónicos, contienen 4 componentes básicos: un cartucho o un tanque para el líquido (e-jugo/salsa de vapeo), un calentador que vaporiza el líquido, una batería y una boquilla para inhalar.

¿Qué es Lo Que Se Está Vapeando?

Muchas sustancias se pueden vapear; las más comunes son: líquidos de sabores, líquidos con nicotina, y la marihuana.

  1. Los líquidos de sabores están disponibles en miles de sabores, incluyendo chicle, algodón de azúcar, y uvas, pero también perro caliente, pan de banano y patas de cangrejo.
  2. Los líquidos de sabores pueden también contener diferentes niveles de nicotina, desde 2mg/ml a 59 mg/ml. Uno de los cigarrillos electrónicos más populares, Juul, contiene 59 mg/ml de nicotina en cada cápsula. Cada cápsula de Juul es equivalente a un paquete de cigarrillos.
  3. La Marihuana se puede vapear como hoja o usando los aceites de THC y/o de CBD. El THC es el complejo psicoactivo de la marihuana que crea la sensación de estar endrogado.

Otra de las mayores atracciones  del vapeo para los jóvenes, es hacer trucos con el vapor del cigarro electrónico.

¿Es Seguro Vapear?

La repuesta breve es que el vapear no se considera seguro para adolescentes y adultos jóvenes, especialmente porque sus cerebros todavía se están desarrollando. El vapor puede contener varias sustancias incluyendo algunas que son dañinas para la salud.

La Dependencia

Los cigarrillos electrónicos pueden llevar a la dependencia, cuando el cuerpo se adapta a ser expuesto repetidamente al vapeo, incluyendo la concentración de nicotina, los sabores, el tipo de cigarrillo y la marca, desempeñan un papel clave en la determinación del riesgo y de la severidad de la dependencia.

Riesgos del Fumar

Existe preocupación que los adolescentes y adultos jóvenes que usan los cigarrillos electrónicos aumentan su riesgo de fumar. Los adolescentes y adultos jóvenes que vapean son cuatro veces más probables a fumar cigarrillos convencionales que los que no vapean, según un artículo publicado en línea en La Revista de la Asociación Médica Americana–Pediatría.

 Heridas y Envenenamiento

Los cigarrillos electrónicos, especialmente los que tienen baterías de baja calidad, o que han sido guardados o modificados de forma inapropiada por el usuario, pueden explotar, resultando en quemaduras y otras heridas.  La exposición a los líquidos del vapeo tomándolos, a propósito, o accidentalmente, contacto con los ojos o la piel, o inyección, puede resultar en convulsiones, daño al cerebro por falta de oxígeno, vómitos, problemas por acumulación del ácido lácteo en el cuerpo, o muerte.

Cáncer y Efectos Respiratorios

No se citaron datos acerca de si el vapeo causa cáncer o enfermedades respiratorias. Hacen falta estudios a largo plazo, porque esas enfermedades se desarrollan a través de muchos años. Sin embargo, sí hay preocupación que el vapeo aumenta la tos y la sibilancia en adolescentes, y puede empeorar el asma.

¿Qué Deben Saber Los Padres?

Hay señales que pueden indicar que su hijo/hija está vapeando, aunque a veces hay señales más sutiles que otras, deben estar atentos:

Equipo

Si encuentra cigarrillos electrónicos que parecen dispositivos de USB, botellas de jugo, cápsulas que contienen jugo, o paquetes de estos productos. Además de las hojas de marihuana hay jarros que contienen dabs, pequeños instrumentos para recoger dab, y cápsulas de aceite de THC, todas señales del vapeo.

Compras En Línea – paquetes enviados por correo – compras en tiendas

Esté al tanto de compras en línea y cargadas a su tarjeta de crédito, o paquetes inusuales que lleguen por correo. También se compran productos de vapear en almacenes, gasolineras, o de sus amigos.

Olor

Aunque el olor del vapeo es débil, puedes oler un aroma cuando no parece tener una fuente. Por ejemplo, si huele a chicle o a dulce de chocolate, tome nota.

Aumento de Sed  y/o  Sangrado por la Nariz

Algunos de los productos químicos en los jugos resecan la boca y la nariz. Por esto algunos jóvenes toman más líquidos, o tienden a sangrar por la nariz.

Disminuido uso  de la cafeína

Algunos jóvenes desarrollan una sensibilidad a la cafeína. Si su hijo/hija tomaba bebidas con cafeína y de repente deja de tomarlas, puede ser porque vapea.

Lenguaje del vapeo

Se ve el lenguaje del vapeo en mensajes de texto, como “atty” para un atomizador, “VG” para la glicerina vegetal, o “sauce” refiriéndose al e-jugo. Los jóvenes se jactan de sus aventuras vapeando en las redes sociales. Busquen las fotografías en Instagram o YouTube o fíjense en sus cuentas de Twitter.

Cambios en la apariencia  y en la conducta

Como al fumar la marihuana, vapear la marihuana puede resultar en ojos rojos, boca seca, sed, aumento del apetito, cambios de conducta y de ánimo. A veces cambian los amigos y hay menos interés en actividades que antes disfrutaban.

¿Qué Pueden Hacer Los Padres Para Proteger a Sus Hijos  Contra el Vapeo?

Prepárese con los hechos El leer folletos, tal vez más de una vez, le ayudará a entender el paisaje del vapeo. Es importante estar familiarizado con los cigarrillos electrónicos (especialmente JUUL debido a su popularidad), con qué se está vapeando (sabores, nicotina y/o marihuana) y los riesgos asociados con cada uno.

Tenga conversaciones Busque oportunidades para discutir el vapeo con su hijo o hija. Las oportunidades se pueden presentar de varias maneras: cartas de la escuela con políticas acerca del vapeo, propagandas, ver a alguien vapeando en televisión, pasando en la calle a una persona que crea una gran nube, o pasando una tienda de vapeo.

Esté preparado para escuchar en vez de dictar una charla. Intente usar preguntas abiertas para iniciar la conversación, como, por ejemplo, ¿Qué piensas acerca del vapeo?

Trate de entender por qué La mayoría de los jóvenes empiezan a vapear por curiosidad, por los sabores, los trucos de nubes, querer encajar con los amigos, etc.

Enseñarle a manejar el rechazo de sus compañeros al negarse a participar en actividades que no desea.

Si su hijo/hija está en el sexto grado, o más alto, es posible que estén en situaciones sociales donde se les ofrezca la oportunidad de probar un sabor.

Usted puede preguntar: “¿Qué dirías si alguien te ofrece su vapeo?” Fíjese en cómo su hijo/hija manejaría la situación.

El practicar algo como “No gracias, no estoy interesada,” dicho con contacto visual directo y lenguaje corporal asertivo, puede ayudar a su hijo/hija a estar preparados.

Sea un buen modelo Establezca un ejemplo positivo al no fumar ni vapear. Si vapea, mantenga su equipo y sus materiales en un lugar seguro.

¿Qué Decir Cuando Su Adolescente  Le Pregunta:

¿No es más seguro vapear que fumar cigarrillos?

Puede usar como ejemplo que, “El manejar 90 millas por hora con un cinturón de seguridad es mejor que sin uno, pero ninguno de los dos es seguro. Así es para vapear. Sus pulmones están expuestos a partículas, finos metales, otras sustancias tóxicas y nicotina, que les pueden hacer daño.

Sólo se trata de líquidos con sabores, ¿cuál es el gran problema?

Los sabores son comunes y se les considera seguros cuando se añaden a la comida y se comen, pero se sabe relativamente poco acerca de los efectos a largo plazo en los pulmones. La interacción de estos aditivos con la comida en el estómago es distinta del efecto que puedan tener en los pulmones.  A veces los adolescentes vapean pensando que no hay nicotina en el líquido cuando sí la hay. La exposición a los líquidos, ya sea accidental o con intención, al tomarlo, contacto con los ojos o la piel, o inyectándolo, pueden ser extremadamente dañina, causando convulsiones o hasta la muerte.

Todos lo están haciendo

¿Por qué te importa tanto? Usted puede responder, “Sé que dices esto por lo que ves en la escuela, o tal vez en las redes sociales, pero el hecho es que la mayoría de los jóvenes que se están graduando (y más altos porcentajes en los grados más bajos), no están vapeando. Aunque sea una actividad popular para algunos jóvenes, eso no significa que es seguro.

El alcohol es un ejemplo de una sustancia legal, pero su uso puede resultar en conducir bajo la influencia, accidentes automovilísticos y serios problemas de salud, incluyendo a las enfermedades del hígado. Similarmente, los cigarrillos son legales, pero también son fuertemente adictivos y está comprobado que causan defectos de nacimiento y cáncer.

Sólo vapeo de vez en cuando y nada malo ha pasado.

Responda preguntando cual ha sido la experiencia de su hijo o hija con el vapeo, con una pregunta como, “¿Que te impide vapear más a menudo?” Ésto no es para sugerir que Usted permite o aprueba el vapeo, si no para obtener una idea de qué barreras al uso del vapeo podría Usted reforzar.

Estas preguntas abiertas le pueden ayudar a entender lo que su joven percibe como lo positivo, y potencialmente lo negativo, del vapeo. Ayuda mucho que sea claro con sus expectativas, además de reforzar conducta saludable que compite con el vapeo.

Publicaciones recientes