fbpx

LA VIOLENCIA DOMÉSTICA NOS CONCIERNE A TODOS

Sin importar el sexo, edad, religión, estatus económico, nacionalidad, nivel educativo y/o situación migratoria, cualquier persona puede ser víctima de violencia doméstica.

La violencia doméstica es un patrón de comportamiento coercitivo con el propósito de ganar y luego mantener el poder y control sobre el comportamiento de su pareja.

La violencia doméstica no es un incidente aislado, es un comportamiento con distintas etapas, que se describe a menudo como un ciclo de violencia, porque con cada episodio de abuso la gravedad se intensifica.

Fase 1 del ciclo: Aparente calma entre la pareja, aunque la víctima se siente atemorizada con la angustia de que la pareja se vuelva a enojar.

Fase 2 del ciclo: Acumulación de tensión. El o la agresor(a) es hostil, aunque aún no lo demuestra con violencia física. La víctima trata de calmar la situación y evita hacer aquello que cree que disgusta a su pareja, pensando que puede evitar la futura agresión. Esta fase puede durar por varios años.

Fase 3 del ciclo: Explosión violenta. Las peleas y roces aumentan, se pierde la comunicación, la tensión aumenta y es tan insoportable que surge el episodio violento. El o la agresor(a) ejerce la violencia a través de agresiones verbales, psicológicas, físicas y/o sexuales. Es en esta fase cuando se suelen denunciar las agresiones o se solicita ayuda, ya que se produce en la víctima lo que se conoce como “crisis emergente”.

El ciclo completo se repetirá varias veces, es necesario romper dicho ciclo y para esto nosotros te podemos ayudar a analizar tu situación y ayudarte a crear un plan de seguridad personalizado.

Llámanos al: 1-800-334-2836 #2 para español.

Estamos disponibles las 24 horas de los 365 días del año y tu conversación será confidencial.

Autor: Norma Mendoza

Directora del Programa Multicultural de CFVC

 MAS INFORMACIÓN  AQUI

Publicaciones recientes